Hipotecas para segunda vivienda, funcionamiento y características

hipotecas segunda vivienda

Alguno pensará: “A duras penas pago la primera, como para contratar una segunda”. O incluso: “Vivo de alquiler porque no tengo para pagar una hipoteca, lo de la segunda lo veo muy lejos”. Y es normal que sea eso lo primero que se venga a la cabeza después de leer el título de este artículo. Sin embargo, las hipotecas para segunda vivienda tienen unas características interesantes e importantes de las que, en general, poco se sabe. Quizá no nos sirva de nada ahora, pero siempre es bueno conocerlas. Nadie sabe lo que nos deparará el futuro.

Lo primero que hay que decir es que las hipotecas para segunda vivienda suelen conllevar interesas más altos que los de la primera. El banco entiende que hay un  mayor riesgo y que, en circunstancias normales (llegada una situación de dificultad económica), el cliente dejaría de pagar la hipoteca de la segunda vivienda, y no de la habitual.

Por ello, si adquirimos una segunda vivienda debemos analizar en profundidad las diferentes opciones que tenemos (algunas, como veremos, desconocidas para el común de los mortales) y escoger la que más nos convenga.

Opciones de hipotecas para segunda vivienda

  1. Si ya hemos pagado toda la hipoteca de la vivienda habitual, podemos volver a hipotecarla para pagar la segunda o pedir una de la hipotecas para segunda vivienda.
  2. En el caso de que sigamos pagando la hipoteca de la primera, hay tres opciones: pedir una hipoteca de segundo rango sobre esta, rehipotecarla o (que es lo más habitual) solicitar una nueva hipoteca para la casa secundaria, asumiendo, como decíamos antes, unos intereses notoriamente más altos.

Lo normal es tener dos casas y dos hipotecas. Sin embargo, si queremos evitar hacer frente a tan altos intereses podemos jugar con diversas variables. Todo ello, por supuesto, quedará a expensas de que el banco nos conceda la hipoteca, la rehipoteca o la de segundo rango. Para valuarlo examinará variables como los ingresos, otros préstamos y gastos en general.

Las hipotecas para segunda vivienda no son muy comunes en los últimos y difíciles tiempos. Es normal. Pero llama la atención que, incluso en épocas más benévolas, muy pocas personas conocieran las diferentes alternativas existentes. El banco, lógicamente, tratará de vendernos una nueva hipoteca, pero si estamos informados podremos contrarrestar su propuesta.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Oscar
Escrito por
Oscar
Más artículos de Oscar

Préstamo Plan Avanza 2011

El préstamo para financiar un ordenador se llama Plan Avanza 2011. Es...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *