La importancia de controlar la economía doméstica

economía doméstica

Es algo que siempre debemos hacer, pero más en los tiempos que corren. A todos nos da pereza, incluso pensamos que no sirve para nada. No es así. Debemos considerarlo básico y, repetimos, mucho más con una situación económica tan oscilante como la actual. Controlar la economía doméstica es la mejor manera de gestionar nuestros ingresos y gastos.

Algunos no lo necesitarán. Tendrán dinero de sobra como para no tener que llevar un control. Sin embargo, cada vez son más los casos contrarios. Y lo más preocupante es que, los que ahora ven cómo les cuesta llegar a fin de mes, son personas que, sin ser millonarias, nunca habían tenido problemas de dinero. Es a los que más les cuesta comenzar a llevar un control de la economía doméstica.

¿Por qué controlar la economía doméstica?

En primer lugar, porque es necesario que sepamos en qué estamos gastando el dinero. Sólo así podremos saber si estamos haciendo bien las cosas. Para los que nunca hayan hecho un recuento de sus gastos mensuales, seguramente les sorprenderá ver cuántos de ellos son evitables.

Importante también para saber si podemos ahorrar. Normalmente llegamos a final de mes sin dinero. Decimos: “pero cómo voy a ahorrar”. Vamos a probar a apuntar todo lo que gastamos e ingresamos. Cuando veamos cuánto podemos dejar de gastar, descubriremos que, incluso, seremos capaces de guardar algo.

Tener un fondo de emergencia es otra de las consecuencias de controlar la economía doméstica. Si conseguimos reducir algunos gastos, será posible acumular cierta cantidad que nos sirva para realizar esos pagos no esperados que a todos nos descuadran.

¿Cuánto tenemos? O dicho de otra forma: vivir acorde a nuestras posibilidades. Quizás salgamos a cenar a restaurantes todos los fines de semana. Pagamos con la tarjeta de crédito y ya está. Eso no significa que podamos permitirnos ese gasto, estamos pagando con billetes que no tenemos.

¿Cómo llevar un control de la economía en el hogar?

Es muy simple, sólo debemos apuntar todo lo que pagamos y gastamos. Cada mes habrá unos gastos fijos: hipoteca o alquiler, seguros, préstamos, etc. Estos siempre aparecerán en nuestro cuadrante. A ellos sumaremos todos los demás. Algunos también habituales como la comida, la luz, el agua; otros esporádicos como un regalo de cumpleaños o unas vacaciones.

control economía doméstica

Controlar la economía doméstica no tiene misterio. No es necesario ser contable para hacerlo. Cualquiera de nosotros estamos capacitados. Y todos nos beneficiaremos.

Fotos:  Images Money

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Oscar
Escrito por
Oscar
Más artículos de Oscar

7 hábitos financieros que tienes que corregir

Nuestros hábitos financieros influyen, y mucho, en cómo se comporta nuestra economía...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *