Préstamo de 6000 euros ¿para qué puedo usarlo?

prestamo 6000 euros

En otros tiempos 6000 euros sería una cantidad de dinero normal, sin exageraciones. En la actualidad puede suponer una inyección económica realmente valiosa. Son muchas las empresas, mayoritariamente vía online, que ofrecen un préstamo de 6000 euros sin burocracia, sin papeleo, sin preguntas y, prácticamente, sin tiempo de espera.

Los usos que se le pueden dar a un préstamo de 6000 euros son muchos. Casi tantos como personas los han solicitado. Cada uno de ellos lo habrá hecho por una causa, pero, haciendo un ejercicio de pura adivinación, cuasi de videncia, vamos a listar algunos usos que se pueden dar a ésta, ahora sí importante, cantidad de dinero.

Usos para un préstamo de 6000 euros

Podíamos dividir entre los usos aquellos que van directamente en relación con el devenir diario de cada persona; y otros referidos a aspectos no tan vitales.

Entre los primeros:

Pagar el piso: nos hemos quedado sin trabajo, no tenemos dinero ahorrado y hay que hacer frente al pago del piso. Pedimos un préstamo de 6000 euros con el que nos aseguramos poder abonar los recibos durante unos cuantos meses. Con la esperanza, obviamente, de encontrar un nuevo empleo a corto plazo.

Comer: hace unos años esto sería una exageración. Desgraciadamente, en España, actualmente, no lo es. Hay gente que no tiene para comer, pero que sí puede acceder a este tipo de productos financieros. Con 6000 euros tendremos la nevera llena unos cuantos meses, incluso años, pero hay que estar muy seguros de que vamos a recibir dinero con prontitud, ya que este tipo de préstamos suelen conllevar altos intereses y plazos de devolución cortos.

Educación: sin ser una cuestión, casi, de vida o muerte, como la anterior, también tiene mucha importancia. Se puede pedir un préstamo de 6000 euros para pagar la educación de nuestros hijos o hijas.

Del segundo tipo:

Vacaciones: este sí que no es caso vital. Si nuestra situación económica, mes a mes, no es demasiado mala (tenemos un sueldo decente), pero no disponemos de la cantidad necesaria en el banco para pagar las vacaciones, podemos pedir un préstamo y utilizarlo para viajar a ese país que ansiamos ver desde hace años, o realizar un precioso crucero en buena compañía.

Este tipo de préstamos, con sus ventajas e inconvenientes, están a la orden del día. Si decidimos solicitar uno, como ya hemos advertido en este mismo blog en varias ocasiones, tenemos que estar muy seguros de poder devolverlo. Si no, será peor el remedio que la enfermedad. Mucho peor.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Oscar
Escrito por
Oscar
Más artículos de Oscar

Tipos de créditos y préstamos

La oferta de créditos y préstamos que ofrecen las entidades bancarias, y...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *