Minicréditos sin papeleos

minicreditos sin papeleos

Los minicréditos sin papeleos están de moda, y todo apunta a que lo van a seguir estando durante bastante tiempo. La situación económica de muchas familias en España hace que se vivan situaciones críticas que, probablemente, nunca habían imaginado. Estructuras familiares que vivían cómodamente, sin estridencias, pero también sin problemas económicos de consideración, se ven ahora enfangadas en una eterna crisis. Tan embebidos están entre las garras de las penurias económicas que, algunos, ven como les falta dinero para aspectos tan básicos como comer, pagar el piso o la ropa de los niños. Si en ese momento de desesperación aparece en la televisión un anuncio de minicréditos sin papeleos, es probable que muchas de estas personas piensen en ellos como una probable solución.

Estos spots publicitarios ahondan en algunos puntos clave que son los que acaban por convencer a los ciudadanos. La táctica de atracción estriba, sobre todo, en destacar la inexistencia absoluta de papeleo, además de la rapidez en el ingreso del dinero. Habitualmente este está en la cuenta bancaria del prestatario en unos 15 minutos.

Precaución antes de solicitar minicréditos sin papeleos

Los minicréditos sin papeleos pueden ser una solución en un momento dado, de eso no hay duda. Sin embargo, hay que estar muy convencidos de que vamos a poder devolver el dinero solicitado y los intereses. La rapidez y sencillez en la concesión de estos créditos puede hacer que demos el paso sin demasiada reflexión previa. Y eso es un mayúsculo error.

Si no estamos seguros de tener una inyección económica a corto plazo es mejor que ni nos lo planteemos. Estos minicréditos sin papeleos deberían ser siempre la última opción. Los importantes intereses que suelen llevar anejos, así como el poco plazo de devolución que presentan, los convierten en productos muy específicos a los que hay que acogerse solo si se trata de una urgencia realmente importante.

No es nuestra intención desprestigiar este tipo de minicréditos sin papeleos, y, ni mucho menos, tratar de convencer a los clientes objetivos de que no deben hacerlo. Solo tratamos de advertir acerca del riesgo que conllevan.

Estos minicréditos sin papeleos son un producto pintiparado, por ejemplo, si debemos abonar una multa, una compra de un electrodoméstico, es decir, un pago inesperado al que no podemos hacer frente porque no tenemos dinero ahorrado. Sin embargo, sí disponemos de una nómina a final de mes que nos permitirá devolver el dinero en cómodos pagos.

Sí son apropiados estos minicréditos para el caso anterior, pero hay que rechazarlos de pleno si estamos en el paro, sin ingresos habituales. Hay que escarbar hasta el infinito, en ese caso, antes de apostar por estos productos.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Oscar
Escrito por
Oscar
Más artículos de Oscar

Siete trucos para ahorrar en comida

Gastar menos en luz, en gas, en gasolina, en el móvil, en...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.