Errores que solemos cometer cuando buscamos una hipoteca

errores buscar hipoteca

Hace unos años, anejo al boom de la construcción, se desató la moda de comprar pisos. Todos nos hicimos una composición de lugar en la cabeza y pensamos: “Para pagar un alquiler, pago una hipoteca”. Así salimos a la calle dispuestos a hipotecarnos. Los años pasaron y se demostró que aquello fue un error. Entramos entonces en una fase de sequía absoluta en lo que a compras de inmuebles se refiere. Ahora, poco a poco, parece que se va saliendo del pozo y la gente comienza de nuevo a buscar una hipoteca.

Los bancos ofrecen, otra vez, préstamos hipotecarios con intereses relativamente razonables. Los ciudadanos, a su vez, van perdiendo el miedo. Es bueno que esto suceda, sin embargo, hagamos las cosas bien. Que no se cumpla eso de que “el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”. De esta crisis que todos queremos ver marchar, podemos sacar un rédito positivo para el futuro. De los errores se aprende.

Consejos a la hora de buscar una hipoteca

¿Cuánto podemos pagar?

Es lo primero que debemos tener claro. Antes de salir de casa vamos a hacer números. Sumar los gastos fijos mensuales, los ingresos y saber, exactamente, cuánto podemos gastar al mes en concepto de hipoteca. Marcarnos un límite y, bajo ningún concepto, superarlo.

No comparar

Uno de los errores más veces cometidos en esa época de bonanza fue conformarnos con lo primero que nos ofrecían. Teníamos dinero en el banco. No mirábamos más allá. La cuota se amoldaba a nuestro sueldo y decíamos que sí sin dudar. Craso error. Hay que preguntar en muchos bancos. Comparar ofertas. Escudriñar cada una de ellas.

No sólo intereses

Cuando se busca una hipoteca tendemos a darle importancia sólo al pago mensual que vamos a tener que hacer. Pero no es así.

Una hipoteca conlleva comisiones, gastos notariales, productos como el seguro del hogar o de vida (los bancos no pueden obligarnos a rubricarlos con ellos, pero pueden rechazar la hipoteca si no cedemos). La suma no tiene sólo al pago mensual como sumando, incluye otros muchos más factores que debemos tener en cuenta.

Banca online

Sigue habiendo muchas personas que tienen miedo a la hora de comprar, contratar o, incluso, informarse a través de Internet. Es comprensible que prefieran el trato cara a cara, sobre todo cuando se trata de hacer un desembolso económico como el que conlleva un préstamo hipotecario.

Sin embargo, si nos decidimos a buscar una hipoteca tenemos que quitarnos prejuicios de encima. La banca online ofrece, en muchas ocasiones, hipotecas con intereses muy bajos y perfectamente explicadas para que no quede ningún cabo suelto. Intentémoslo al menos. No nos cerremos puertas.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Oscar
Escrito por
Oscar
Más artículos de Oscar

Préstamo del MEC para realizar el doctorado

Para ayudar a las personas que desean estudiar, pero por problemas económicos...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *